Cultura en Aire Acondicionado

En los sistemas de aire acondicionado y calefacción, para colaborar en el ahorro de energía eléctrica y alargar la vida útil de los equipos, es bueno tener presente:

Internacionalmente, en los proyectos de aire acondicionado y calefacción se toma como nivel estándar de temperatura ambiente, a mantener en el INVIERNO dentro de locales públicos, oficinas, tiendas, etc. 20º C ± 1ºC, es decir, es aceptable tener temperaturas de 19º a 21º C.

De esta forma, las personas que trabajan en ambientes climatizados, desarrollan sus trabajos con la ropa apropiada para esa temperatura y al salir al ambiente exterior sufren un cambio térmico de no más de 15º C. Debido a esto y por la ropa que llevan, sus organismos no se ven afectados por bruscos cambios de temperatura y no se exponen a las comunes enfermedades de invierno.

Por desconocimiento de lo anterior, los encargados o responsables del manejo de los equipos de climatización, los operan en temperaturas superiores a los 24º C, situación en que las personas pueden trabajar en mangas de camisa y que al salir a sectores sin climatización o directamente al exterior, se exponen a choques térmicos de más de 15º C, con las consecuencias de resfríos o enfriamientos.

Estudios comparativos y estadísticas efectuadas en USA y Japón revelan que el ausentismo laboral por enfermedades de invierno, producidas por cambios bruscos de temperatura con diferenciales superiores a los 15º C, es un 60% mayor que los producidos en ambientes acondicionados con menos de 15º C entre temperatura ambiental interior y exterior.

Otro factor muy importante es la situación inversa que se produce en los ambientes sobre-temperados, y es la que sufren las personas que vienen del exterior con la ropa adecuada para la calle y que al ingresar a estos ambientes y permanecer un determinado tiempo, comienzan a sufrir los efectos de la alta temperatura ambiental interior e indudablemente a transpirar. Al salir nuevamente al exterior, sufrirán un brusco cambio de temperatura y, dependiendo de su condición física, edad, alimentación y otros factores, lamentablemente entrarán a engrosar las estadísticas de los que sufren resfríos o gripes por culpa del mal manejo de las temperaturas de calefacción.

Debe tenerse presente además que, en términos económicos, hay una gran diferencia entre la energía eléctrica empleada para climatizar a 19º C que a 23º C de temperatura ambiental interior, dados los estándares con que fueron calculados los equipos.

Si los equipos que se dispone para la climatización son del tipo "bomba de calor", mientras más alta sea la temperatura ajustada en el termostato de control, se estará aumentando la probabilidad que la unidad exterior se congele en los días de baja temperatura exterior, aumentando por lo tanto los cambios de ciclo que el equipo hará automáticamente para descongelarse, enviando cada vez aire frío hacia el interior. Si la temperatura ajustada en el termostato es del orden de los 19º C, serán menos las veces que la unidad exterior se congele, evitando los problemas antes mencionados y se economizará energía eléctrica y se evitarán los cambios bruscos de temperatura.

Así mismo, para la época de VERANO, los proyectos de climatización se calculan para una temperatura interior de 24º C ± 2º C, es decir, es aceptable tener temperaturas entre 22º y 26 º C.

De esta manera, las personas que trabajan en ambientes climatizados lo harán con la ropa adecuada en forma confortable y aquellas que ingresen desde el exterior no sufrirán un cambio brusco de temperatura, si al exterior hay del orden de 35º C.

Por desconocimiento de las personas responsables de establecer la temperatura ambiental interior y de los que operan directamente los termostatos de control, ajustan temperaturas inferiores a los 20º C.

Estas bajas temperaturas interiores en verano, son la causa de la mayor parte de los resfríos de verano, por los cambios bruscos de ambiente al ingresar a espacios regulados a estas temperaturas.

Las condiciones de diseño de un sistema de climatización limitan, en la mayoría de los casos en nuestro país, de 0º a 32ºC exteriores (cuando se sabe que varias veces al año son sobrepasadas). También debemos considerar que los equipos de aire acondicionado con gases refrigerantes, de expansión directa, están diseñados para funcionar con temperaturas ambientes exterior mínima de 6° Celsius y máxima de 35° Celsius; si se presentan temperaturas exteriores que salgan de estos parámetros, los equipos dejarán de ser eficientes a sus capacidades nominales de climatización, no logrando las temperaturas de confort interior deseadas.

Debe tenerse presente además, que se consume aproximadamente un 5% más de energía eléctrica por cada grado que se desee bajar la temperatura ambiental.

Los fabricantes de equipos de aire acondicionado los diseñan para mantener 22º C ambientales; cada vez que se ajustan temperaturas inferiores, las unidades interiores, evaporadoras, tienden a congelarse formando hielo en sus aleteados, llegando a bloquearse, lo que se traduce además del agua que puede caer al interior de las oficinas, en un alto riesgo de daños serios a las unidades motocompresoras, que es la reparación de más alto costo a un equipo de aire acondicionado.

Ocupémonos de la eficiencia de los sistemas de climatización, así gastaremos menos energía y tendremos mayor confort, resguardando nuestra salud.


Empresa: Misión | Visión | Valores | Política y Calidad | Historia | Certificaciones y Reconocimientos |
Productos: Servicios | Climatización | Electricidad | Sistema de Incendios | Repuestos | Prevención de Riesgos

Malbec y Cía. Ltda - Zenteno 1463, Santiago. Fono 556.7200 - Fax 555.8759. E-mail : info@malbec.cl

Sitio optimizado para una resolución de 1024 x 768. No recomendado para Internet Explorer 6.0 o anterior.